Elegir el merchandising ideal para tu evento

Elegir el merchandising ideal para tu evento

Elegir el merchandising ideal para tu evento

Tiempo total de lectura estimado: 2 min

Sabemos que un plus de los eventos es poder dejar un recuerdo en los asistentes, y qué mejor que algo físico que puedan llevarse con ellos para así tenerlo siempre presente. Esta estrategia de marketing promocional es el tipo de acción que nunca quedará obsoleta, sobre todo por su eficacia y por la cantidad de opciones que presenta y que podemos aprovechar a nuestro favor.

Entregar este tipo de obsequios es beneficioso por varios motivos, como por ejemplo mejorar la imagen de marca, favorecer el recuerdo en los clientes y además, es una gran oportunidad de visibilidad frente a clientes actuales pero también ante los potenciales.

Pero, ¿cómo elegimos el regalo ideal?

 

Lo primero a tener en cuenta es el proveedor, ya que él será quien produzca el material y debe ser por tanto de nuestra máxima confianza.

Exigir unos estándares mínimos de calidad es la base de toda colaboración entre ambas partes, ya que de esta forma la relación será duradera y sobre todo positiva tanto para nosotros como para él como proveedor.

 

Lo segundo es consultar qué tipo de productos puede ofrecernos; que tenga una oferta amplia pero que se salga de lo habitual. Es decir, que el obsequio que podamos ofrecer sea el resultado de una difícil decisión por la cantidad disponible con la calidad que exigimos, todo ello sin pasar por alto que debe ajustarse a la realidad que vivimos.

Los productos deben estar actualizados y ser propios de la sociedad a la que pertenecemos en el presente, ya que, si no, la imagen que proyectamos será anticuada y de poco valor para nuestros clientes.

 

Lo tercero es evidentemente el precio; nuestro proveedor debe ofrecernos calidad sí, pero que esta vaya acorde con el precio de compra que lo acompaña.

Una buena relación calidad – precio hará del obsequio una opción inmejorable, tanto para las empresas como para los clientes finales.

 

La cuarta, el servicio de información previa debe tener la misma calidad que el producto que finalmente adquiramos.

Esto es, debemos elegir nuestro obsequio la mayoría de veces a través de fotografías o muestras, de forma que debemos asegurarnos que lo que nos envían luego se reflejará con la realidad, por eso es tan importante contar con colaboradores que solo trabajen desde la máxima calidad posible para todas las etapas del proceso de creación y compra.

 

Además, hay que establecer la relación entre obsequio y evento. Es decir, lo que regalemos debe ir acorde con el evento que desarrollamos; no podemos simplemente escoger un producto por su estética o precio, sino que la elección tiene que tener un sentido completo con lo que estamos organizando, ya que, de otra forma, quedará desvirtuado y será más que un punto a nuestro favor, algo que puede volverse en nuestra contra.

 

Por último, debemos tener en cuenta aspectos tan básicos y esenciales como por ejemplo el tamaño del obsequio, su peso o la facilidad para moverlo y transportarlo. Parece una tontería, pero de nada sirve ofrecer un producto de recuerdo que luego los asistentes no puedan llevarse porque alguna de estas características no está preparada para la logística.

Si no tenemos en cuenta estos factores, de nuevo toda nuestra labor habrá sido en vano, y lo que es peor, estaremos dañando la imagen y la estrategia de comunicación del evento.

 

Esperamos que pongáis en práctica estos tips y os convirtáis en un recuerdo imborrable en la mente de vuestros asistentes.